Archivo por meses: junio 2013

La visibilidad de las Ads en los Mensajes de Facebook

El Display Advertising en Facebook es un tema delicado en la industria del marketing online. Muchos creen que es poco eficiente, y con un CTR bajo; otros, lo ven como una excelente alternativa a Google, y con un costo muy inferior. Dependiendo de muchos factores, cualquiera de las dos visiones puede estar en lo correcto.
Sin embargo, donde no puede negarse la llegada, impacto y eficacia de las Facebook Ads es durante el uso de los Mensajes de Facebook. Millones de personas los usan como chat online, ya que es bastante superior a la opción integrada de chat, sobre todo para llevar a cabo conversaciones largas e intercambio de archivos o imágenes. Y, mientras cada parte espera que la otra responda, lo único que hay para hacer es mirar las Facebook Ads del lateral derecho de la pantalla. Ese puntual detalle, tiene una importancia capital en la performance que puede lograrse con las Ads. La atención que las personan brindan a esas Ads mientras esperan que ingrese un nuevo mensaje va de mediana a muy alta; sin dudas, muy superior a la atención que se le brinda a buena parte del display advertising de otros sitios. La clave está en el nivel de concentración que requiere llevar a cabo una conversación escrita, que no decae durante el período intermensajes, y que se redirige a la única otra cosa dinámica de la pantalla: las Ads. Y, como se está prestando atención a la conversación en curso, la resistencia al ingreso de información visual es baja, lo que hace muy efectivas a las Ads que se muestren durante esos períodos.
Cualquier marca que quiera lograr un posicionamiento rápido debería tener muy en cuenta el Display Advertising posible con Facebook Ads.

Facebook Messages

 

El futuro es táctil

Con la llegada del Google Chromebook Pixel, se ha terminado de definir el curso que seguirá la industria: pantallas táctiles para todos los dispositivos en los que sea posible incorporarlas.

La tendencia ya era muy clara, desde que el iPad dominó el segmento de las tablets, y los smartphones fueron creciendo de tamaño. Pero, faltaba algo que reforzara de manera categórica la incursión de lo táctil -como primera opción de interfaz- en la computación tradicional, y eso no lo hizo Microsoft con Windows 8, sino Google con su Chromebook Pixel. A diferencia de las computadoras con Windows 8, el Chromebook solo puede comprarse en una única configuración de interfaz, y todas las posibilidades de interacción con las aplicaciones están diseñadas desde cero para usarse táctilmente. Esto es el comienzo del cambio global hacia las interfaces táctiles en el mundo de las computadoras personales.

¿Qué impacto y cambios arrastrará este nuevo paradigma de interfaz en la industria del marketing online? En el corto plazo, casi ninguno. Pero, en el mediano y largo plazo, muchísimos, ya que la publicidad y el marketing deberán crearse para ser tocados, explorados con los dedos, cambiados de lugar, y siguiendo la línea actual de diseño del skeumorfismo.

Y, con el aumento en las tecnologías de display 3D, el marketing deberá lograr la inmersión visual del usuario, además de responder a ilusiones y percepciones hápticas y responder a comandos de voz. Mucho de lo que hoy está apareciendo en aplicaciones y juegos, será parte fundamental del diseño de la publicidad y marketing online.

Además, el Chromebook Pixel es el empuje definitivo hacia la apuesta del cloud computing, pero eso es tema para otro post.

PentaPost 39

Social, Local y Móvil (SoLoMo)

Estamos transitando los primeros años de la verdadera unión entre lo social, lo local y lo móvil, razonablemente unificado por los smartphones y sus sistemas operativos y aplicaciones.

El marketing, sitios web y aplicaciones que hoy no funcionan bien en un teléfono, tienen los días contados; si no tienen en cuenta la ubicación geográfica del usuario, pierden utilidad de forma notable; y si ignoran las posibilidades de conexión social, están destinados a un futuro incierto.

A medida que mucha actividad diaria de la gente se centraliza en sus dispositivos móviles, lo que logre buena sintonía con este modelo de comportamiento, tendrá garantizado un lugar entre las elecciones de las personas. El marketing de “estar”, debe evolucionar al de “servir” y, para lograrlo, tiene que volverse relevante en estos 3 factores decisivos.

SoLoMo

El branding y el fin del anonimato en Internet

Los grandes jugadores de la Internet avanzan hacia transformar lo anónimo en irrelevante.
Google, con su “AuthorRank”, o Amazon, con su “Amazon Verified Purchase”, están logrando que la relevancia de la información online dependa de la identificabilidad y reconocimiento público de su autor. Con esto, el anonimato implica un descenso -quizá muy notable- en el valor y aceptación de lo que se publique online.
El resultado de esta tendencia global es el fuerte resurgimiento del branding, tanto personal como comercial. En Internet, nuestros nombres y apellidos son marcas, y lo que digamos será calificado por nuestro historial de actividad, por nuestra fama, por si tenemos una cuenta verificada de email, por si tenemos una cuenta que luzca real en Facebook, por si existimos en Twitter, por si tenemos participación en foros, etc.

El branding online, como concepto, está yendo hacia una convergencia donde las marcas y las personas son algo muy parecido: las marcas tratan de lucir más humanas, y las personas tratan de tener un reconocimiento similar al de una marca.

Anonimato

El resultado del marketing en los Social Media no es tan fácil de medir

Toda agencia digital o responsable de área lo ha escuchado más de una vez: ¿cómo sé que mi inversión en Facebook/Twitter/G+/Etc. rinde frutos?

Aquí es donde la respuesta depende más del tipo de marca involucrada que de las plataformas mencionadas: si el producto o servicio principales que la marca desea vender son directamente promocionables -y su compra medible- en la web, la respuesta es que habrá retorno de inversión si las campañas están bien hechas, con costos razonables, mediante el trabajo de profesionales eficaces.
Por otro lado, si el producto o servicio de dicha marca no es fácilmente vendible o comunicable online, casi todo el esfuerzo debe orientarse al branding, al reconocimiento de marca, y la sugestión aspiracional. En este caso, la medición dura de los resultados de la inversión es casi imposible (salvo que se mienta o exagere). ¿Cómo se mide el nivel de deseo que un no-cliente va acumulando a lo largo de los meses de exposición a la marca? No se puede. ¿Cómo se mide la probabilidad de que un no-cliente lo sea en el futuro, una vez haya escalado socioeconómicamente? No se puede. ¿Cómo se mide y comprueba que tal o cual cliente han comprado el producto o servicio porque ser cliente le brinda prestigio ante sus amigos y conocidos? No se puede. Hay cientos de ejemplos como estos; el marketing en los Social Media, cuando debe orientarse al branding, no tiene mediciones fáciles, exactas, económicas o muy comprobables. Es parte de la apuesta, y quienes necesiten números duros que comprueben su inversión, quizá debieran cambiar de apuesta.

Medir